1.4.12

Tengo la cabeza atiborrada de cosas que quiero escribir. Como un granero atestado de cualquier manera. Imágenes, escenas, retazos de palabras, figuras humanas… Están llenas de vida dentro de mi cabeza, lanzando destellos cegadores. Y oigo cómo gritan: “¡Escribe!”. Pienso que de ahí tendría que surgir una gran historia. Tengo la impresión de que van a conducir a algún lugar nuevo. Pero, llegado el momento, cuando me siento frente a la mesa e intento expresarlos en palabras, me doy cuenta de que se pierde algo vital. El cuarzo no cristaliza, todo queda en pedruscos. Y yo no llego a ninguna parte.”
[“Sputnik, mi amor”, Haruki Murakami]

Y entre que llego y no llego, entre que me pierdo y me encuentro, entre que elijo un camino o me quedo con cientos…

Aquí me tenéis.

1 peregrinos perdidos:

Manuel Bermudo dijo...

Y aquí estaré yo para leerlo cuando ocurra :)

Publicar un comentario