10.11.12


Pienso, luego existo.

No.

Existo, luego pienso.

Y pienso que me niego
a limitarme a existir.

A dormirme en mi rutina
de días grises,
insípidos,
olvidables.

A dejar pasar la vida,
el tiempo,
las oportunidades.


Pienso, luego vivo.

2 peregrinos perdidos:

Yomisma dijo...

olé.
:))

Manuel Bermudo dijo...

Siempre es un placer leer lo que escribes :)

Publicar un comentario